• Dolor, ¿cansado de que NO desaparezca?

    El dolor es la causa más frecuente en la consulta de fisioterapia. Es una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial, por tanto, subjetivo, es una respuesta mediada por el cerebro.

    Tisular: hace referencia a aquello vinculado a un tejido. Cabe recordar que los tejidos son conjuntos de células que actúan de forma coordinada para desarrollar una cierta función.

     

    47725-dolor-espalda-regla

    ¿Porque sentimos dolor?

    Podría sonar a extraño pero algo de dolor es bueno para nosotros. Es como una alarma interna que nos alerta sobre el peligro en el cuerpo.

    Por ejemplo: cuando te estas quemando. El dolor es bueno ya que te motiva para mantenerte a salvo y para cuidar cualquier problema en tu cuerpo.

    El sistema que lo gestiona es un sistema interno del cuerpo (S.N.C.). Tenemos unos nervios especiales que nos avisan sobre los problemas en nuestros cuerpo. Al igual que otros sistemas del cuerpo, a veces puede no funcionar correctamente

    ¿Que causa realmente el dolor excesivo?

    Se produce cuando los nervios del cuerpo se vuelven demasiado sensibles. Los nervios que configuran nuestra red sensible del sistema nervioso dentro de nosotros que producen dolor son “células vivas”.

    Y al igual que otros seres vivos, las células nerviosas pueden cambiar físicamente. Nervios que se vuelven más sensibles que se activan con demasiada facilidad.

    Por ejemplo:

    Sentirás dolor cuando se cae una bola de bolos en tu pie. Pero si los nervios se vuelven demasiado sensibles incluso podrías sentir dolor si solo una pelota de ping-pong cae sobre tu pie. La Hipersensiblidad Sensorial es algo físico, observable y medible. Así que el dolor excesivo no esta solo “en la cabeza”.

    El dolor excesivo simplemente significa que los nervios se han vuelto demasiado sensibles y se activan con demasiada facilidad.

    ¿Por qué el cuerpo desea hacer los nervios más sensibles?

    Después de una lesión o enfermedad el cuerpo quiere proteger el área problemática para ayudar a recuperarla. Desencadena el dolor y te avisa de que debes tener más cuidado con esa parte del cuerpo. Así que el cuerpo libera químicos que convierten los nervios en más sensibles. Es la manera que tiene el cuerpo para protegerse mientras se recupera. Se supone que la Hipersensibilidad Sensorial protectora solo se mantiene durante un par de semana para poderse recuperar con tiempo. Y después se supone que la Hipersensibilidad Sensorial desaparecerá por si sola. Pero a veces algo en el sistema puede salir mal y la hipersensibilidad podría quedarse demasiado tiempo. Y mientras se supone que la hipersensibilidad ocurre solamente en el área lesiona, la hipersensibilidad sensorial puede comenzar a propagarse a otras partes del cuerpo.

    La buena noticia es que los nervios hipersensibles también pueden cambiarse a menos sensibles.

    TU vas a ser el experto en la disminución de la sensibilidad nerviosa.

    La siguiente es una analogía (semejanza) para reflexionar sobre el tratamiento del dolor persistente:

    Vamos a compararlo con una alarma de incendios. Una alarma de incendios suena durante un incendio para advertirte.

    ¿Pero que pasaría si una alarma de incendios no funciona y se convierte en demasiado sensible?

    Ahora la alarma de incendios puede activarse solo con una vela. Una alarma de incendios hipersensible se encendería demasiadas veces. Interrumpiría fiestas de cumpleaños y cenas románticas. Una alarma hipersensible incluso podría ser activada aleatoriamente sin ningún humo en absoluto. Al igual que un detector de humo sensible, cuando los nervios del cuerpo se convierten en demasiado sensibles, se encienden con demasiada frecuencia, provocando dolor excesivo que interrumpe la vida normal.

    ¿Que harías tu si la alarma sigue sonando en tu casa?:

    Al principio puedes llamar a los bomberos. Si hay un incendio, los bomberos lo apagarán.

    ¿Pero si no había fuego o incluso después de que el incendio fue apagado la alarma de incendios no dejara de sonar?

    El bombero podría decirte que solo ha sido una falsa alarma y recomendarte reparar la alarma demasiado sensible. Los bomberos son expertos en extinguir incendios pero se necesita un conjunto de diferentes habilidades para la reparación de un detector de humo excesivamente sensible.

    El tratamiento del dolor persistente es similar a la reparación de una alarma de incendios rota. La estrategia principal es ayudar a los nervios del sistema de dolor para que se vuelvan menos sensibles.

    Cuando se trata de dolor muchas personas prefieren evitar hablar sobre “el cerebro”.

    ¿Porque este tema es tan incómodo?

    Durante muchos años los médicos tenían una visión simplista del dolor. Pensaban que el dolor corporal era o físico o psicológico. Si el médico no era capaz de averiguar el origen de tu dolor, significaba que te lo estabas imaginando.

    Médico:

    Según mis pruebas, no deberías tener tanto dolor. Debe de estar en tu cabeza. Se aconsejaba buscar ayuda psicológica:

    Paciente: 

    Pero doctor: sinceramente no creo que mi dolor sea simplemente un problema de ira.

    Y cuando el médico pensaba que había descubierto el problema, el dolor era físico. Y el dolor físico necesitaba un tratamiento físico.

    Debido a esa visión anticuada, cualquier uso de la palabra “cerebro” podía causar un mal entendido.

    Paciente: (se llega a preguntar)

    ¿Estas diciendo que me estoy imaginando mi dolor? ¿Cómo te atreves? ¿Cerebro? ¡Yo no! Mi RMN muestra una lesión en mi espalda.

    Con el tiempo la idea de que el dolor sea psicológico o físico ha sido demostrado ser errónea y tiende a desaparecer.

    La ciencia ha demostrado que todo dolor implica a 2 componentes:

    1. Señales neurosensoriales originadas en el cuerpo.
    2. Análisis complejo y su interpretación realizados por el cerebro. (ejem. factores psicológicos).

    Cuando los nervios en tu cuerpo detectan peligro envían una señal al cerebro. Pero los nervios del cuerpo no solo tocan una campana de dolor en el cerebro. En su lugar, tu cerebro (sin darse cuenta) primero pasa tiempo analizando las señales nerviosas. Y basándose en muchos factores, tu cerebro puede crear la sensación de poco dolor, mucho dolor o ningún dolor. Incluso en una lesión física, siempre es el cerebro quien determina la cantidad de dolor que sientes. Si piensas que esta idea es extraña, no estas sol@, muchas personas también lo piensa.

    Durante miles de años, nadie conoció el papel activo del cerebro en la creación de la sensación dolorosa, esto ha sido descubierto recientemente, con la invención de las máquinas de scaner cerebral. Ahora sabemos que nuestro cerebro juega un papel importante en cada situación de dolor. Incluso cuando el dolor proviene de una lesión o enfermedad física. Por lo tanto, el tratamiento del dolor implica también la necesidad de abordar el papel del cerebro en el dolor.

    El dolor:

    Parece extraño, os expongo dos casos muy diferentes:

    Un mordisco de un bebe pueden doler mucho. Mientras que las una mordida de tiburón quizás no duelen absolutamente nada.

    ¿No me crees?:

    En el 2003 Bethany Hamilton fue a “surfear” y fue atacada por un tiburón. Más tarde ese año en una entrevista para la CNN ella dijo:

    Estaba en estado de shock. No sentí ningún dolor, soy muy afortunada porque si hubiera sentido el dolor las cosas podrían haber acabado peor.

    ¿Cómo puedes ser que la mordedura de un bebe duela mas que una mordedura de tiburón?

    El cerebro puede liberar muchas sustancias químicas que afectan al dolor. Para reducir el dolor, el cerebro puede enviar sustancias químicas que apagan los mensajes nerviosos enviados desde la parte lesionada del cuerpo.

    Por ejemplo:

    Pincharte con una chincheta es doloroso. Pero si estás huyendo de un león y pisas una chincheta, probablemente no sentirás ningún tipo de dolor. Durante una emergencia como huir de un león, el cerebro tiene que centrarse en la supervivencia. El cerebro no querrá ser molestado por una pequeña lesión en el pié, por lo que tu cerebro activa un sistema interno de reducción del dolor. Las sustancias químicas del cerebro se liberan y apagan los mensajes nerviosos relacionados con el dolor en el pié. Esto te ayuda a escapar del león sin ser distraído por el dolor.

    Este sistema interno de alivio del dolor tiene un nombre: “Inhibición descendente”. La Inhibición Descendente no es una idea extraña o mágica.

    Las sustancias químicas que el cerebro puede liberar y que alivian el dolor en la Inhibición descendente són:

    -dopamina

    -serotonina

    -dinorfina

    -emdorfina

    -encefalina

    -noradrenalina

    -endocannabinoide

    Estas son las regiones del cerebro que activan la Inhibición Descendente y liberan esos maravillosos productos químicos para aliviar el dolor:

    -Médula rostroventral

    -Sustancia gris

    La Inhibición Descendente es activada por el cerebro, pero los químicos calmantes liberados viajan por todo el cuerpo. Una sección completa de la medula espinal se dedica a enviar los productos químicos y los mensajes de los nervios de la inhibición descendente al resto del cuerpo. Estos productos químicos penetran entre los nervios y bloquean los mensajes sobre el daño corporal o la inflamación. Incluso curiosamente incluso los animales poseen Inhibición Descendente. Afortunadamente hay maneras más fáciles de activar este sistema para aliviar el dolor que no implican a un león. Más adelante te voy a explicar maneras de activar este sistema de alivio interno. La Inhibición Descendente debe de ser nuestro aliado, si tienes una lesión antigua que no para de doler, la Inhibición Descendente puede hacer que la lesión sea mucho menos dolorosa. Si tienes los nervios hipersensibles, la Inhibición descendente puede conseguir que esos nervios se calmen.

    En la historia de la recuperación de dolor, la Inhibición descendente es el “chic@ buen@”, pero esta historia también tiene in “chic@ mal@”.

    Resulta que le cerebro también puede liberar sustancias que amplifican el mensaje del nervio relacionado con el dolor. Las sustancias químicas pasan del cerebro a la medula espinal y producen un aumento del dolor. Estos productos químicos se sitúan entre los nervios y amplifican los mensajes sobre el daño corporal o la inflamación. Cuando se activa este proceso con demasiada frecuencia, los nervios del cuerpo cambian fisicamente y se vuelven más sensibles por un largo período de tiempo.

    El sistema de amplificación interno del dolor se llama la “Facilitación Descendente”, est@ es nuestr@ chic@ mal@. La Facilitación Descendente puede provocar mucho dolor en una lesión pequeña. Y la Facilitación Descendente puede provocar que una lesión antigua continue doliendo mucho tiempo después de que la lesión ya se ha curado. La Facilitación Descendente puede incluso convertir los nervios hipersensibles sin que exista ninguna lesión en absoluto. Esto provoca el riesgo de desarrollar un dolor persistente después de una lesión, operación o enfermedad. Y puede provocar que cambios normales del cuerpo como la artritis y la degeneración del disco vertebral resulten excesivamente dolorosas. Además de la genética, hay muchos otros factores que pueden afectar a la actividad de este sistema.

    Por ejemplo:

    La expectativa de dolor “activa” la Facilitación Descendente, como poder ver una serpiente.

    En un estudio reciente, los investigadores aplicaron una crema en las manos de los sujetos. A pesar de que era una simple crema hidratante, los investigadores dijeron: esta crema contiene un componente con el que sentirá mucho dolor.

    ¿Qué sucedió?

    Sólo las personas a las que se les dijo que la crema sería dolorosa, la expectativa de dolor fue suficiente para activar la Facilitación Descendente. Los investigadores pudieron observar que la actividad neuronal relacionada con el dolor en la medula espinal se amplificó.

    Conclusión:

    La reducción de la Facilitación Descendente es una parte importante del tratamiento del dolor.

    Otro ejemplo:

    Imagínate sentado en el sofá viendo la televisión, cuando alguien que te ama se acerca y te abraza…El tacto es agradable y tu cuerpo se relaja.

    Ahora vamos a cambiar un poco la historia:

    Imagínate que estas sol@ en casa, viendo una película de miedo con las luces apagadas y de repente sientes una mano en tu hombro. Es muy probable que saltes y pegues un grito.

    Por lo tanto, el mismo estímulo se puede vivir de diferente manera, dependiendo del significado del mismo. “Amor-amenaza”

    Es el cerebro quien decide si el estímulo es bueno o malo, basado en lo que significa.

    Otro ejemplo:

    Cosquillas. Cuando uno de mis hijos toca mi cuello, el cosquilleo me hace reír. Pero no puedo hacerme reír cuando me toco el cuello, o si un desconocido se acerca para tocar mi cuello, no creo que sienta cosquillas. El mismo estímulo es diferente dependiendo de quien lo haga.

    ¿Que sucede cuando empieza un dolor en nuestra vida y no sabes cual es la causa?

    Podrías pensar en las posibles causas:

    -Debo haber levantado algo demasiado pesado el martes pasado

    -Buscas ayuda profesional porque me duele la espalda.

    -Al recibir información, tu comprensión del problema cambiará.

    -El profesional que te atienda te puede decir que tienes la espalda de una persona de 99 años…

    -Otro profesional podrá decirte que tu espalda esta completamente desalienada.

    -Y finalmente una amistad te dice que ella también lo ha tenido este problema y resultó ser una hernia discal y lo pasó fatal…

    Tu cerebro se acordará de lo que aprende acerca de la causa del problema y puede guardar esta información para siempre. Ya tendremos una idea de fragilidad o daño en nuestra mente. ¿Sabes que puede pasar desde este momento?

    Tu compresión del problema te puede afectar de diferentes maneras:

    1. Tomarás decisiones en tu vida: dejar de hacer actividades
    2. Generar emociones negativas: creer que estarás mal de por vida
    3. Elección de un tratamiento terapéutico

    Pero hay algo aun más importante:

    La manera en que entiendas tu dolor puede afectar la cantidad de dolor que sientes!

    ¿Pero que sucede si te informan de que la causa de tu dolor no es tan malo?:

    Si lo que te comunica tu terapeuta es:

    “Los resultados muestran cambios normales relacionados con tu edad. La zona está un poco irritada y sensible, pero con un poco de tiempo y movimiento suave los síntomas comenzaran a calmarse”

    Entonces el cerebro activa la Inhibición Descendente y libera sustancias químicas naturales que alivian el dolor!

    Penadés Terapia