• ¿Tienes problemas de estreñimiento? La Fisioterapia para evitar el Estreñimiento Crónico

    Si alguien te hace esta pregunta, ¿cuál sería la respuesta?.

    En nuestro día a día en la consulta hago esta pregunta a los pacientes cuando vienen por primera vez, e incluso de manera sistemática durante toda su evolución. Lo más frecuente es que respondan que no son estreñidos, pero cuando concretamos y pedimos más datos sobre sus hábitos defecatorios, la mayoría de las veces llegamos a la conclusión de que sí lo son.

    ¿Y por qué la primera respuesta es un NO?. Porque, por una parte, no tenemos claro qué es ser estreñidos y por otra, todos consideramos el estreñimiento como una patología que no requiere de un tratamiento específico que no se pueda resolver con una alimentación equilibrada o un laxante; y a no ser que estemos en el caso extremo de llevar más de 5 días sin ir al baño, ir un día sí y otro no, nos parece normal y no nos saltan las alarmas. De hecho la mayoría de las personas que sufren estreñimiento no buscan más allá de la solución que les aportan los cereales, los yogures o los laxantes que anuncian en la tele.

    Pero la realidad, es que a todo el mundo no le funciona el llevar una alimentación equilibrada, rica en fibra, hidratarse bien, etc. El estrés y los hábitos menos saludables alteran el transito intestinal, haciendo cada vez más difícil la evacuación y teniendo que empujar. Los empujes diarios dañan, a largo plazo, los músculos del suelo pélvico, los debilitan y aumentan las probabilidades de sufrir incontinencia urinaria, fecal o prolapsos viscerales. Por eso son muchos los que hacen uso de manera más o menos frecuente, en función de la gravedad del estreñimiento, de laxantes. Son un remedio momentáneo, pero a largo plazo no podemos tomarlos como primera opción para una solución definitiva. El uso desmesurado de laxantes puede producir problemas de mal absorción de nutrientes o fenómenos de acomodación.

    ¿Y cuando ya los laxantes no nos funcionan?, ¿qué?

    Es aquí donde “Penadés Terapia” te puede ayudar: la fisioterapia tiene mucho que aportar reeducando y redirigiendo las presiones que dañan los músculos que cierran la parte baja del abdomen.