• ¿Te han diagnosticado una Sacroileitis? Deja ya de sufrir dolor

    Pelvis-445x315 (1)

    Es la inflamación de una o ambas de las articulación sacroiliacas.

    La artículación sacroiliaca se encarga de la uníon del hueso sacro (un hueso triangular en la base de tu columna vertebral) con la pelvis (con el hueso ilion que es parte de la articulación de la cintura). Esta articulación se encuentra ubicada a ambos lados del sacro, es decir, en la parte inferior de la columna vertebral en donde se conecta el hueso iliaco con la cadera.

    Articulación-sacroilíaca

    Diferencia entre disfunción de la articulación sacroiliaca o sacroileitis:

    Las dos patologías son causas de dolor en la artículación sacroiliaca, dolor de la espalda baja y dolor de pierna.

    ¿Que puede causar la disfunción de la articulación sacroiliaca?:

    Pueden ser movimientos anormales en la articulación sacroiliaca, pueden ser por poco movimiento o mucho movimiento.

    ¿Que puede causar la Sacroileitis?:

    Son muchas las posibles causas para que se presente la sacroileitis, las que verás a continuación son las más comunes:

    1. Enfermedades que tienen relación con la espondilitis anquilosante, la artritis de la columna vetebral, la psoriasis, el lupus y otras condiciones reumatológicas en la columna vertebral, cualquier espondiloartropatía (significa enfermedad de las articulaciones de la columna vertebral).

    2. Otra de las causas es la artritis degenerativa u osteoartritis localizada en la parte de la columna vertebral. Cuando esto pasa, empiezan a deteriorarse las articulaciones del sacro y toda la zona se inflama causando mucho dolor.

    3. Los traumas o golpes en la región baja de la espalda, en la cadera o en los glúteos, también pueden provocar la sacroileitis, en especial cuando estos golpes se dan en condiciones como caídas severas o accidentes automovilísticos.

    4. En las mujeres puede presentarse como consecuencia del embarazo o del parto debido a los cambios y la presión a la que se someten las articulaciones sacroiliacas.

    5. Otra posibilidad que provoca que se desarrolle esta afección, son las infecciones en las articulaciones del sacro como la osteomielitis (infección de la columna vertebral que se esparce por las venas y provoca dolor e inflamación), es una de las razones por las que puede presentarse la sacroileitis.

    6. Infecciones en las vías urinarias, Endocarditis y Uso y abuso de drogas intravenosas.

    Síntomas de la Sacroileitis:

    Los síntomas más comunes que se presentan bajo esta condición son los siguientes:

    1. Dolor en la parte baja de la espalda, en las piernas, en las caderas y en los músculos de los glúteos y los muslos. Por lo general, el dolor se hace mucho más agudo al permanecer sentado por un tiempo prolongado y cuando se dan vueltas en la cama aumenta.

    2. Rigidez en las caderas y la espalda baja, por lo general este síntoma se presenta después de haber estado mucho tiempo acostado o sentado.

    ¿Qué opciones de tratamiento tenemos para la sacroileitis?:

    Las acciones que se van a tomar en el tratamiento de la sacroileitis, dependen directamente del grado de lesión de la articulación y de la agudeza de los síntomas que padece el paciente. Existen varios tipos de tratamiento para lidiar con esta afección, pero la gran diferencia se basa en utilizar la cirugía o NO.

    1. Tratamientos no quirúrgicos:

    Cuando la enfermedad se encuentra en sus primeras fases, es posible tratar la sacroileitis utilizando uno o más tratamientos que no tienen que ver la cirugía. Si se detectan a tiempo los síntomas, no es necesario recurrir a este tipo de procedimientos quirúrgicos.

    1.2 Tratamiento de terapia manual que nos ayudará a normalizar el rango de movimiento en las articulaciones y equilibrar el sistema muscular.

    1.3. Ejercicios activos para la sacroileitis:

    Realizar una rutina física diseñada por un Fisioterapeuta que incluya ejercicios de estiramiento y aeróbicos que no impliquen movimientos de alto impacto.

    1.4. Reposo:

    Una de las primeras medidas que deben considerarse, es detener temporalmente las actividades que pueden empeorar esta condición, tales como los trabajos pesados y/o deportes. Esto ayudará a ir reduciendo la inflamación paulatinamente.

    1.5. Tratamientos de Termoterapia y Crioterapia:

    Cuando se inflama alguna parte del cuerpo, se puede acudir al uso de terapias de calor y frío que ayudan a aliviar el dolor y reducir la inflamación simultáneamente.

    1.6. Cuidar tu posición al dormir:

    Otra de las claves para tratar la sacroileitis, es mejorar la postura que tenemos al momento de dormir. Si notas que el dolor es peor cuando te levantas o cuando estás acostado, intenta moverte a una posición en la que te sientas más cómodo. Por lo general el alivio se siente cuando se duerme de lado con una almohada entre las piernas para mantener las caderas bien alineadas.

    1.7. Medicamentos y Infiltraciones en la articulación sacroiliaca:

    Es necesario acudir al médico para que recete según su criterio profesional

    2. Tratamiento quirúrgico

    La última opción cuando se presenta la sacroileitis, es la cirugía. No se recomienda acudir a ella como una primera opción nunca. Cuando el dolor es insoportable, tanto que limita las actividades normales, y ninguno de los tratamientos anteriormente mencionados funciona, el paciente puede requerir una intervención quirúrgica.

    Antes de elegir cualquier tratamiento para la sacroileitis, es recomendable acudir a un profesional de la salud que recomiende la mejor alternativa para cada caso.

    En Penadés Terapia te puedo orientar sin compromiso y saber cual es la mejor opción.