Osteopatía Pediátrica

Indicada en bebés y niños, ya que la etapa desde el nacimiento hasta la pubertad. Son años donde numerosas estructuras están en formación y consolidación. Un parto supone un proceso duro y hasta puede ser traumático para el bebé, sobre todo si se utiliza fórceps, espátula o cesárea. El feto debe adaptarse al canal del parto para salir al exterior, su cráneo se verá sometido a compresiones que lo deformarán para que poco a poco logre su orden definitivo.

Osteopatía Pediátrica

Osteopatía Pediátrica

Según estudios realizados, en un 78% de los partos, hay importantes tensiones en las membranas y articulaciones del bebé. La Osteopatía  puede ayudar en numerosas disfunciones sin presentar ningún efecto secundario, y por tanto, es una terapia complementaria a la medicina convencional muy recomendable.

La Osteopatía Cráneo-Sacra en pediatría

Nombraré más abajo, diversos signos que pueden tener origen en desarreglos en la capacidad de movilidad de los huesos craneales o en tensiones fasciales periféricas, sin que ello sea considerado como “patológico” por la Medicina convencional y el osteópata puede corregir con facilidad.

Bebe y Osteopatía Craneo-Sacra

Bebe y Osteopatía Cráneo-Sacra

– Lloro excesivo antes de las comidas,  es posible que  el niño  esté intentando informarnos de que su diafragma está en espasmo y que comer supone un esfuerzo por una falta de apertura del conducto esofágico del diafragma.

Muchas veces la causa puede estar lejos de la zona visceral digestiva y hallarse relacionada, por ejemplo, con el nervio responsable de las funciones neurovegetativas digestivas, el nervio vago, en su salida craneal. Compresiones en esta zona pueden alterar la función digestiva, ser causa de náuseas y otras alteraciones.

La lactancia materna del bebe

La lactancia materna del bebe

– Dificultades en conciliar el sueño, pueden ser debidas a compresiones craneales sutiles que alteran los procesos circadianos del hipotálamo

– Un déficit de atención o dificultades en el aprendizaje o problemas de comunicación pueden ser debidos a pequeñas alteraciones craneales.

Gateo del bebe

Gateo del bebe

– Cuando son más mayores, ciertas posturas que adopta el niñ@, por ejemplo al estudiar, y que a veces observan los padres, es muchas veces el sistema de compensación natural que encuentra el niñ@ a desviaciones de la columna que se están produciendo.

El trabajo osteopático no sólo está enfocado a niños con trastornos claros, donde los síntomas se hacen evidentes, sino también para aquellos que lloran más, les cuesta comer o dormir, etc…

Bebe y cólicos

Bebe y cólicos

En caso de daño prenatal, es indispensable tratar al bebé tan pronto como sea posible, dentro de las veinticuatro horas siguientes al parto.
Esta primera intervención es tan importante como las visitas periódicas durante los primeros años de crecimiento, a la vez que se hace un seguimiento con el pediatra.

Las fontanelas craneales se cierran hacia el final del segundo año, y el cerebro triplica su tamaño en este tiempo. El córtex cerebral no está formado aún hasta los dos primeros meses de vida, es decir la parte cognitiva del bebé está por desarrollarse, y por tanto podemos ayudar a que el desarrollo neurológico en este tiempo sea óptimo.

Con la osteopatía craneal se actúa sobre el sistema nervioso (también sobre los nervios craneales); sobre la linfa, por tanto sobre el sistema inmunitario; sobre cada una de las estructuras del cuerpo y sobre el sistema vascular.

Las lesiones craneales afectan al cinturón escapular y pélvico, ya que el cuerpo posee fascias que interrelacionan estructuras a distintos niveles, por ello nunca hay lesiones aisladas.

Bebe caminando

Bebe caminando

Es importante la observación por parte de los padres: si el niño mueve los dos brazos y piernas por igual, si es inquieto o tranquilo, si aprende a hablar pronto, su forma de caminar, etc.

Algunas de las indicaciones para el bebé, sería en los siguientes casos:

  • Alteraciones traumáticas óseas, tales como subluxación congénita de cadera, problemas del paladar asociados al labio leporino ( en el trabajo sobre el maxilar postquirúrgico), deformación craneal, etc.
  • Mala oclusión dental
  • Problemas de succión de leche materna
  • Estrabismo
  • Sinusitis
  • Dolor de cabeza
  • Problemas de vías respiratorias
  • Estreñimiento / Diarrea
  • Problemas de comportamiento y aprendizaje
  • Trastornos del sueño
  • Hiperactividad
  • Escoliosis, etc.
  • Etc…

Detectar estas disfunciones y corregirlas  tan pronto como el bebé nace debiera ser una práctica habitual, al igual que una actuación a largo plazo, como complemento del tratamiento pediátrico. Durante el primer año de vida la práctica osteopática es más sencilla, ya que las fontanelas facilitan el moldeado craneal. Los resultados serán mejores y más rápidos cuanto antes se ponga en práctica.

 

Pide ya tu cita online!