En una lesión que es mejor aplicar: ¿Frío o Calor?

  • Actualizado:  | Publicado: 
    En una lesión que es mejor aplicar: ¿Frío o Calor?

    ¿Frío o calor?

    Aunque existen casos concretos en los que nos saltaremos estas pautas, es conveniente preguntar antes a tu Fisioterapeuta de confianza, el será que te dará la respuesta oportuna.

    El Frío trabaja como vasoconstrictor (disminuye el flujo de sangre en la zona afecta hasta cierto punto y evita el sangrado de los tejidos evitando hemorragias).

    El calor es un vasodilatador (provoca un aumento de la circulación sanguínea en la zona).

    Una vez sabido esto,

    Utilizaremos Frío:
    1. Al ser vasoconstrictor, será muy efectivo en caso de inflamación.
    2. Cuando la lesión se acaba de producir, sobre todo en las primeras 24-48 horas tiene un excelente efecto sobre la lesión para reducir el edema y aliviar el dolor.
    3. Se puede utilizar en lesiones musculares, articulares y en tendones. Tendrá un efecto muy importante sobre todo en lesiones articulares (tobillos, hombros, codos…) y en caso de esguinces y torceduras (ya que son procesos muy inflamatorios).
    4. Se pondrá el hielo entre 10-15 minutos sobre la zona afecta. Nunca utilizaremos el hielo directamente sobre la piel, siempre pondremos algún tipo de cubierta protectora entre la piel y el hielo para evitar dañar la piel.

    Utilizaremos Calor:
    1. Al facilitar la llegada de sangre a la zona lesionada, será muy efectivo para músculos doloridos, tirones, sobrecargas, espasmos musculares, preparar la musculatura antes de una sesión de masaje…
    2. Por lo general, se utilizará pasadas las primeras 24-48 horas después de producirse la lesión.
    3. Se utilizará el calor como parte de un tratamiento, es un preliminar para un tratamiento. El hielo, sin embargo, podría ser la única parte de un tratamiento en un momento determinado.
    4. Se pondrá el calor sobre la zona afecta, entre 10-15 minutos. Igual que con el frío, tendremos que controlar la aplicación para que no se produzcan quemaduras sobre la zona.

    Cuando tengamos una lesión que provoque mucha acumulación de líquido en la zona pondremos Frío. Para lesiones en las que la zona esté “endurecida” muscularmente y con falta de irrigación sanguínea pondremos Calor. En ocasiones puede ser eficaz una combinación de ambos métodos, haciendo contrastes de temperatura para aumentar la circulación y el efecto antiiflamatorio, pero siempre es recomendable consultar a tu Fisioterapeuta de confianza, en “Penadés Terapia” te podemos orientar sin compromiso

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.